martes, 22 de diciembre de 2009

Lo que quisiera para Navidad

Es cierto que me va bien en el trabajo desde hace unos meses, por lo que economicamente estoy mucho mejor que antes. Sin embargo, todavía debo establecer prioridades al momento de gastar en aquello que realmente me gusta. ¡Y hay tantas cosas que quisiera tener y disfrutar! La siguiente lista está hecha de lo que pienso regalarme en las próximas semanas de vacaciones que no pagaré el instituto.

1. Melódica Tenor



Creo que la primera vez que vi de cerca una melódica fue en el C.C. Arenales. Ya la conocía por el video de Champagne Supernova, aunque por entonces yo no sabía que se trataba de dos versiones diferentes de un mismo instrumento. Tampoco que la había oído de pequeño en algunos discos de mi viejo. Desde entonces la he escuchado en muchas de las canciones que me gustan; y han sido dos, Burning Hearts de My Favorite y Kissing Summers de Ultrasport, aquellas que me empujan finalmente a querer comprar una Melódica pronto y aprender a tocarla. Una igual a la de la imagen cuesta 90 soles alrededor del Barrio Chino.

2. Marioneta del Pinocho de Disney



El mismo día que vi la Clavieta en la Calle Capón, vi una marioneta de Pinocho en las galerías que hay a mitad de cuadra (aquella con una heladería Donofrío en la entrada) Está hecha de madera y el diseño es el mismo que el de la película que Disney. Había de dos tamaños cuyo precio era de 40 y 50 soles. Toda una preciosidad con una cuerda en la cabeza y otra en cada extremidad.

3. Blonde On Blonde en vinilo monoaural



Pocos discos tan fascinantes como este doble LP. Tanto por la naturaleza misma de las canciones como en la manera que fueron editadas. Hasta el momento hay siete versiones diferentes en vinilo y cd, con variaciones sutiles o pronunciadas en cada una, por lo que establecer una versión definitiva del álbum tal como la concibió su autor es bastante difícil. Considerando los datos disponibles desde entonces, se puede afirmar que es la primera edición americana en monoaural supervisada por el mismo Dylan. Descatalogada apenas dos años después, recién el 2002 Sundazed la ha reditado tal cual en vinilo de 180gr a 29 dólares. Una excelente explicación del por qué dicha edición (y la del SACD) es la definitiva se encuentra aquí, aquí y aquí (y de paso se enteran la razón por la que Rob Fleming nunca pudo vender su copia, je)

4. Libros



En noviembre pasado salió por fin a la luz Una Historia De Rock Moderna, la traducción al español de la biografía de Belle And Sebastian escrita por Paul Whitelaw y publicada originalmente el 2005. Todo un año de trabajo en 401 páginas de fotografías y entrevistas exclusivas que relatan la trayectoria personal y creativa del grupo desde sus inicios en el pueblo escocés de Ayr hasta obtener el reconocimiento casi unánime de crítica y público a nivel mundial. Para todo fan de Belle And Sebastian dispuesto a gastar los 21 euros que cuesta, orgulloso de una de sus bandas favoritas, este es un libro necesario.

Dada la escasa bibliografía en lo que a música peruana se refiere, lo mismo (o hasta más) podríamos decir del trabajo que Torres Rotondo publicó en agosto del año pasado. Se trata del recuento detallado de lo ocurrido en nuestro país con los grupos y discos peruanos entre 1957 y 1975, del por qué de su desconocimiento y desaparición. A pesar de ciertas declaraciones cliché del autor ("En realidad yo no escribí Demoler, más bien el libro me escribió a mí", etc) y por lo poco que he podido leer, es una publicación muy bien hecha y detallada que estoy ansioso por tener y disfrutar en su totalidad.



También he querido Absolute Beginners (traducida al español como Principiantes) y El Buda De Los Suburbios apenas supe de las muchas referencias que My Favorite hace de ellas a través de las colaboraciones que Bowie realizó en sus discutibles adaptaciones al cine y la televisión, respectivamente, a mediados de los ochenta e inicios de los noventa.

La primera, segunda de una trilogía temática, se desarrolla a fines de los cincuenta en un Londres donde el personaje principal parece ser la naciente cultura juvenil inglesa de la posguerra: popularidad del rocanrol en detrimiento del jazz, difusión del café-bar, constantes disturbios raciales. En medio, el confundido amor de un joven fotógrafo por una arribista y promiscua aspirante a diseñadora.

El periodo que abarca El Buda De Los Suburbios, en cambio, es más amplio. Casi toda una década hasta comienzos de los ochenta en la que los jóvenes y suburbanos personajes principales escapan a la ciudad abiertos a lo que les permita desligarse del tedio y la falsa religiosidad familiar; cambiando a medida que lo hacian también la música, moda y sociedad de su país.

Ambas novelas fueron editadas en español por Anagrama hace muchos años y se encuentran ya descatalogadas, por lo que pueden encontrase trasteando en librerías de segunda o solo tiendas como Iberlibro a precios entre ocho y diez euros.

5. Discografía faltante de My Favorite



Working Class Jacket [7''] (1995): Split compartido con Mad Planets. No lo tengo ni en mp3; así que ignoro si esta versión es la del demo del '92, la del álbum debut del '99 o una diferente.

Cult Hero, Come Home [7''] (1995): Split compartido con Rose Melberg, Papas Fritas y Zaius. Al ser la primera referencia del sello Double Agent, este bello vinilo blanco es conocido también como DA001. Aún no he podido escucharlo y no sé si la canción es la del cassette del '92 o la que apareció en el CD recopilatorio que la discográfica lanzó el 2000.

Modulate [7''] (1996): Split alemán compartido con Boyracer en vinilo gris-plateado. La versión es diferente a la aparecida en su álbum debut del '99.

Love At Absolute Zero [LP/CD] (1999): Ha sido calificado como el mejor álbum de 1983 aparecido con 16 años de retraso, y algo de razón tienen. Obvian, sin embargo, que no se debe al oportuno acercamiento que padecían muchas bandas a comienzos de siglo sino a un auténtico amor por la música que los marcó desde pequeños; razón por la que venían tocando la mayoría de estas canciones casi desde que empezaron los noventa. Las versiones aquí aparecidas están mejor grabadas y producidas que las aparecidas en aquellos vinilos predecesores. Doce urgentes, afectadas y adolescentes canciones pobladas de sintetizadores fantasmales y nerviosas guitarras contando descorazonadas historias suburbanas de alienación, escape y nostalgia por el futuro. Con referencias a libros, discos y hechos históricos este es (para muchos) nuestro primer e inolvidable acercamiento.

My Favorite [CD Promo] (2004): Se trata de dieciséis canciones elegidas para promocionar sus dos únicos álbumes. Nunca estuvo a la venta, por lo que quizá no llegue a tenerlo jamás.

The Happiest Days Of My Life [7''] (2005): Otro vinilo que nunca he escuchado. Por el año de edición y porque la banda se encontraba componiendo nuevo material (sin saber que pronto se separarían), es obvio que tanto ésta como el lado b (The Suburbs Are Killing Us) son las mismas versiones aparecidas anteriormente en el álbum recopilatorio del 2003. Fue lanzado especialmente para el mercado inglés.

La mayoría de estos discos están ya descatalogados. Encontrarlos dependerá de qué pistas siga. La suerte tendría que hacer el resto.

6. Sombrero



Aquí no hay mucho que explicar. Basta con decir que es producto de un gusto estético bastante común y personal por el modelo detectivezco que aparecen vistiendo Jean-Paul Belmondo y Pete Doherty en las imágenes. No tengo idea de dónde podría comprar uno aquí en Lima, aunque en internet su precio oscila entre los tal y tal euros en (buscar tienda pues).


No hace falta preguntar qué es lo que yo quisera para Navidad, ya te puedes hacer de una buena idea. Más allá del factor sorpresa que un buen regalo causa, ¿a quién no le encantaría poder elegir los suyos? Haría de estas fechas algo todavía más bonito y especial de lo que ya es. Sobre todo porque lo más importante, mi familia completa y gente que me quiere, ya lo tengo.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que curioso, la marioneta de Pinocho también está en mi lista, la vi en el mismo local, pero el precio me pareció un poco elevado en relación al uso que le daría.