domingo, 14 de febrero de 2010

San Valentín



Ya sabemos cómo es que terminó la relación y qué canciones nacieron de ella. Precisamente por eso la pongo para un día como hoy. Y porque me gusta verlos juntos.



"Oh, zarpo de viaje, amor mío
Zarpo de viaje por la mañana
¿Hay algo que pueda enviarte
del otro lado del mar
desde el país en que desembarque?"

No, no hay nada que puedas enviarme
Amor mío, no hay nada que desee poseer
Sólo quiero que regreses a mí, intacta
Desde el otro lado de ese océano solitario

"Oh, pero pensé
que podrías querer algo bonito
hecho de oro o de plata
De la montañas de Madrid
o de la costa de Barcelona"

Oh, pero si tuviera las estrellas
de la noche más oscura
Y los diamantes del océano más profundo
Renunciaría a ello a cambio de tu dulce beso
Porque eso es todo lo que quiero poseer

"Pero quizá esté ausente mucho tiempo
y sólo por eso te pregunto
si hay algo que pueda enviarte
como recuerdo
para que te haga pasar el tiempo
más fácilmente"

Oh, ¿cómo puedes,
cómo puedes preguntármelo de nuevo?
Si sólo eso me causa tristeza
Lo mismo que quiero hoy de ti
lo querría también mañana

Recibí carta un día gris
Procedía de su barco en alta mar
Diciendo "no sé cuando
estaré de regreso
Eso depende de cómo me encuentre"

Bueno, si tú, amor mío,
piensas de esa manera
Estoy seguro que tu mente está vagando
Que tus pensamientos no están conmigo
sino con el país al que te diriges

Así que ten cuidado
Ten cuidado del viento occidental
Ten cuidado del tiempo tormentoso
Y sí, hay algo que puedes enviarme:
Unas botas de cuero español

No hay comentarios: