viernes, 13 de mayo de 2016

LIMA SOUL CLUB : 3° SESSION ALL NIGHTER (06/05/16)

El viernes 6 de mayo fue la Tercera Fiesta del Lima Soul Club, nuevamente en el Bar Bolognesi 206 de Barranco. ¿Pero qué es el Lima Soul Club? Como decimos nosotros mismos en la fanpage "es un punto de encuentro para los amantes de la música negra (Soul, Reggae, Rocksteady, Ska, R&B y Boogaloo) conformado por locales y extranjeros que tienen como objetivo la promoción aquello que nos apasiona y nos hace bailar en cada fiesta que realizamos. De esa manera ir creciendo e ir sumando adeptos". ¿"Nosotros" dije? Pues sí, formo parte del club desde hace un tiempo y no saben lo orgulloso que estoy.

Todo empezó con mi amigo Mario Tin Soldier, huancaíno apasionado del soul, lo mod y (como ya lo habrán notado) de los Small Faces, tomando contacto con Dandy Stuart, selector limeño especializado en lo skinhead, el ska y el rocksteady, y con Fernán El Pibe, español presidente del scooter club de Valencia, radicado actualmente en Perú. Ya antes hubo algunos intentos de reunir a entusiastas del rollo soul en un par de eventos en el bar Zela que lamentablemente no cuajaron del todo. Es a fines del año pasado que mis actuales compinches deciden empezar a rodar el Lima Soul Club, un miércoles 11 de noviembre, ofreciendo una fiesta llena baile y ritmos negros. Desde entonces el Club no ha hecho más que crecer en todo aspecto y es aquí donde me uno por invitación de ellos, a quienes conozco desde antes, primero en las reuniones de camaradería (cervezas, hablar de música, pasear por Lima) y luego asistiendo a la segunda fiesta, sábado 13 de febrero de este año. Qué les puedo decir. Fue una experiencia feliz bailar hasta muy entrada la madrugada con Chuck Wood (¡"Seven Days Too Long"!), con los Style Council (¡"Solid Bond"!), Prince Buster, boogaloo, Four Tops, etc. y más etc., directamente desde unos preciosos singles de siete pulgadas, y no solo con apasionados compatriotas. Y es que el Lima Soul Club viene siendo un espacio de encuentro para fans y DJs de varios países. Desde USA (Yesenia Say Yes!) hasta Chile (Miss Reggaefull), desde España (Fernán El Pibe y el gran Javi Pancho Esponja!) hasta Colombia (Felipe Garzón), pasando por México (Elisse Locomotion y Carlos René, organizadores de Hipshakers, que va ya por su 7mo aniversario) Locales y visitantes como parte de una misma convocatoria que no hace sino crecer con cada fiesta. La tercera, el viernes último, fue otro gran ejemplo de ello.

Problemas, varios. Equipos listos pocos días antes, aguja de uno de los platos estropeada sobre la marcha del primer pinchaje, correteos para reemplazarlo cuando la gente empezaba a mover el cuerpo, manos rápidas con un solo tocadiscos mientras Mario salvaba la noche yendo por su plato a casa en taxi. Pero el ánimo del público y el nivelazo de los DJs invitados hizo que esta noche valiera la pena. Basta ver las fotos. Luego de entrar en calor a ritmo de reggae, rocksteady y ska cortesía de Dandy Stuart, la selección latina de Marco "El Frenético" hizo despegar la fiesta y nadie se permitió no bailar ni dar vueltas o saltos al ritmo de La Lupe, Mario Allison, o El Cacique. Realmente hizo honor a su apelativo de pinchaje, dejando la tarima entre aplausos. Era mi turno ahora y el listón había quedado altísimo. Envalentonado por los ánimos de mis camaradas y un par de cervezas, pasé a ser Lost Detective, presto a girar mi retahíla de siete pulgadas. "Pistas" en un sentido más allá del musical, resultado de una búsqueda desarticulada pero constante a través de varios años con el solo objetivo de encontrar canciones hermosas. Por fin, luego de mucho tiempo, tantas horas perdidas de adolescencia y juventud significaban algo para alguien más que no fuera yo mismo. Aunque no llegué ni a la mitad del nivel mostrado por el selector que me precedió ni del que vendría, y a pesar de que algunos discos elegidos no fueron los más adecuados para esta ocasión, lo hice más que bien. Y así lo noté al verlos bailar, al hacerlos bailar. ¡Qué animosidad y alegría había en cada rincón del bar!

Luego de una declaración de principios (y difícil de bailar) como la de Ben E. King en What Is Soul, empalmé con The Contours y su alegremente fardona Do You Love Me (I can mash-potatoe / And I can do the twist / Now tell me baby / Mmm, do you like it like this?) Ahí arriba, frente a dos tocadiscos y una mezcladora básica, volví a la vida a Otis Redding (A Lover's Question), a Gil Scott-Heron (When You Are Who You Are), a los Four Tops (Standing In The Shadows Of Love), voces que tenían algo urgente que decir y que aún resulta relevante, sonidos potentes pero elegantes, que se dejan de rodeos y se auto-afirman a cada segundo. ¿Trallazos en la pista? la súplica llena de ritmo de Chairman Of The Board en "(You've Got Me) Dangling On a String", Chubby Checker y el himno northern soul "At The Discotheque", una descorazonada Freda Payne y su megahit "Band Of Gold", la sublime "Trapped In A Love" de los Barrino Brothers, Jackie Wilson y las baterías trepidantes de "Soul Galore", Los Retrovisores y una pendenciera "Comprensión". Sumen el stomper de The Cautions en "No Other Way" y el sabor latino de los panameños The Soul Fantastics en la ácida "Funky Pugging". El hit con la rebuscada, lo clásico y lo contemporáneo, la Realeza y la catacumba. Música llena de vida para bailar entre la alegría y el llanto. Quizá por eso me animé, casi al final, a lanzar un guiño al respecto y dejé que "In My Lonely Room" de Martha And The Vandellas sea quien hablara por mí sin dejar que nadie bailara: But in my lonely room / Tears I don't have to hide / Cause I just lock my door / And let myself go and / Lay right down and cry. Estaba siendo muy feliz, sí, pero ¿dónde estabas tú en ese momento? ¿Haciendo qué y con quién? De todas formas, esa no iba a ser mi última palabra. Ni hablar. Si algo me ha demostrado la música a lo largo de los años es la capacidad de prometer cosas mejores. Y ahí lo tenía frente a mí, construyendo un sólido lazo junto a extraños y amigos, todo en nombre del Club. Así que puse la aguja donde debía y The Style Council nos hizo dar cuenta que debemos seguir intentando. Con la mano golpeando el pecho a la altura del corazón y a voz en cuello, fueron tres minutos perfectos para despedir mi debut como selector y dejar en claro nuestras intenciones. Algo para contar emocionados a nuestros nietos.

Ahora era el turno de Ruffy TNT de México, con más discos alucinantes conseguidos (sin exagerar) a través de sus viajes por toda Sudamérica. Ahora sí podía dedicarme a bailar sin limitaciones ni temor a que la aguja salte. Abracé fuerte a mis amigos y conocí también gente nueva. La fiesta estaba en todo lo alto y ahí estaba Ruffy y su camisa única en el mundo, impidiendo que nos tomemos un respiro, ayudado por las voces y sabor de Los Mínimas, Los Gay Crooners, Rulie Garcia. Luego subió Pibe con más boogaloo del bueno y Tin Soldier poniendo la cereza al pastel con clásicos como "Tighten Up" o la sorpresiva y bienvenida inclusión de "Going Underground". Aprovechamos para repartir los button badges que habíamos hecho una semana antes para la ocasión. Se agotaron y apenas los del club nos hemos quedado con uno para cada uno. Pero lo que cuenta es que todos hayan salido felices. Ha pasado ya una semana y aún nos emociona pensar en la alegría que ayudamos a generar en nuestros invitados. Tanto que siguen aumentando lenta pero firmemente los likes en la página, los comentarios boca a boca, la amistad entre los involucrados y las expectativas por una cuarta fecha que ya estamos preparando, a ser posible el primer sábado de julio. Solo deseamos que se mantenga así: puro y con la música y el baile por encima de todo, alejado de los mercachifles que lamentablemente hay por estos lares, mercantilistas queriendo sacar provecho a la más mínima oportunidad. Así que a preparar tus mejores pasos de baile y alista tus mejores ropajes, que aún hay reductos llenos de vida y salvación en esta ciudad. El Lima Soul Club aspira a ser eso y más. ¡Nos vemos ahí! ♧

Allan Azulbotón
Mantén La Fe

No hay comentarios: